El palo “lucio”

Para cualquier mexicano y, en general, cualquier ciudadano del mundo que viaja a otro país, o en ocasiones se desplaza a otras regiones de su mismo “terruño”, no es raro encontrarse con términos o palabras que puedan ser extrañas, chistosas o cuyo significado cambie radicalmente de un sitio a otro.

Corría el año 1979. Algunos miembros de la familia habían viajado desde México a Centroamérica para conocer el pequeño país de Augusto César Sandino  y pasar ahí las navidades. Lucio tenía apenas cuatro años y jugaba pordoquier con sus nuevos amigos. De pronto, los “chavalitos” que no lo conocían se acercaron. Unos para presentarse y preguntarle su nombre, otros para pedirle si no quería jugar al palo “lucio”.

¡Vaya sorpresa!, el palo “lucio”.

Cuidado, la botella de rompope se quebró y el piso está  “lucio”.

Risas, chistes, enojos. El niño mexicano tiene un nombre divertido.

Lucio = nombre propio

lucio = resbaloso

palo lucio = palo encebado

piso lucio = piso resbaloso

Aquí una breve anécdota para la posteridad.

Deja un comentario