Cocina mexicana, los parachicos y la pirekua, inscritos en el patrimonio inmaterial de la UNESCO

Foto: Secretaría de turismo del Estado de Michoacán (Ríos, 2006)

  • El Comité Intergubernamental de la UNESCO para la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial, reunido en Nairobi del 15 al 19 de noviembre, bajo la presidencia de Jacob Ole Miaron (Kenya) inscribió 46 nuevos elementos en la Lista del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad.
  • Tres de estos elementos corresponden a México: Los parachicos de la fiesta tradicional de Chiapa de Corzo, la pirekua (canto tradicional purépecha) y la cocina tradicional y comunitaria mexicana.
  • Entre los demás elementos inscritos se encuentran el carnaval belga de Aalst, la ópera de Pekín, el flamenco español, el sistema normativo de los wayuu de Colombia, las técnicas artesanales tradicionales de tejido de alfombras en Kashan (Irán), o la cetrería, presentada por once países.l

Un comité intergubernamental de la UNESCO, presidido por el keniata Jacob Ole Miaron y reunido en Nairobi hasta el 19 de noviembre, examinó e inscribió el día de ayer,  46 de las 47 candidaturas presentadas, entre ellas, tres corresponden a México:

Los parachicos en la fiesta tradicional de enero de Chiapa de Corzo – La tradicional Fiesta Grande de Chiapa de Corzo tiene lugar del 4 al 23 de enero de cada año en esta localidad mexicana. La música, la danza, la artesanía, la gastronomía, las ceremonias religiosas y las diversiones forman parte de esta festividad en honor de Nuestro Señor de Esquipulas y de dos santos del catolicismo, San Antonio Abad y San Sebastián, siendo especialmente honrado este último. Las danzas de los parachicos –término con el que se designa a la vez a los bailarines y al tipo de baile que ejecutan– se consideran una ofrenda colectiva a los santos venerados. Los bailarines recorren toda la localidad llevando las imágenes santas y visitando diversos lugares de culto, y sus danzas comienzan por la mañana y finalizan de noche. Con máscaras de madera esculpidas, tocados con monteras y vestidos con sarapes, chales bordados y cintas de colores, los bailarines van tocando unas sonajas de hojalata llamadas “chinchines”. Los dirige un patrón portador de una máscara de expresión severa, una guitarra y un látigo, que toca la flauta acompañado por uno o dos tamborileros. Durante la danza, el patrón entona loas a las que los parachicos responden con aclamaciones. La danza se transmite y se aprende al mismo tiempo que se ejecuta: los niños que participan en ella imitan los movimientos de los adultos. La técnica de fabricación de las máscaras se transmite de generación en generación, desde la tala y el secado de la madera para fabricarlas hasta la ornamentación final, pasando por el aprendizaje del modo de esculpirlas. Durante la Fiesta Grande, la danza de los parachicos invade todos los ámbitos de la vida local, propiciando el respeto mutuo entre las comunidades, los grupos y las personas.

La pirekua, canto tradicional de los p’urhépechas – La pirekua es un canto tradicional de las comunidades indígenas p’urhépechas del Estado de Michoacán (México) interpretado por hombres y mujeres. La diversidad de sus estilos resulta de la mezcla de influencias africanas, europeas y amerindias, y se han observado variaciones regionales en 30 de las 165 comunidades p’urhépechas existentes. La pirekua, que se canta por regla general con un ritmo lento, puede presentar también estilos no vocales utilizando ritmos diversos como los sones (3/8) y los abajeños (6/8). La pirekua se puede cantar en solo, en dúo o en trío, y también puede ir acompañada por coros, orquestas de cuerda y conjuntos musicales de instrumentos de cuerda y viento a la vez. Los cantantes e intérpretes de la pirekua, denominados pirériechas, son reputados por su creatividad y sus interpretaciones de canciones antiguas. La letra de las canciones, en la que se recurre con mucha frecuencia al uso de símbolos, abarca una amplia gama de temas: desde los acontecimientos históricos hasta la religión, pasando por las ideas sociales y políticas, el amor y los noviazgos. La pirekua es un instrumento efectivo de diálogo entre las familias y las comunidades p’urhépechas que la practican, y contribuye al establecimiento y estrechamiento de vínculos entre ellas. Los pirériechas cumplen también una función de mediadores sociales, al utilizar las canciones para expresar sentimientos y comunicar acontecimientos importantes a las comunidades p’urhépechas. La pirekua se ha venido transmitiendo tradicionalmente por vía oral, de generación en generación, y no sólo es una expresión cultural que se mantiene viva actualmente, sino que también constituye un signo distintivo de identidad y un medio de comunicación para más cien mil p’urhépechas.

La cocina tradicional mexicana, cultura comunitaria, ancestral y viva – El paradigma de Michoacán – La cocina tradicional mexicana es un modelo cultural completo que comprende actividades agrarias, prácticas rituales, conocimientos prácticos antiguos, técnicas culinarias y costumbres y modos de comportamiento comunitarios ancestrales. Esto ha llegado a ser posible gracias a la participación de la colectividad en toda la cadena alimentaria tradicional: desde la siembra y recogida de las cosechas hasta la preparación culinaria y degustación de los manjares. Los elementos básicos del sistema son: el maíz, los fríjoles y el chile; métodos de cultivo únicos en su género, como la milpa (cultivo por rotación del maíz y otras plantas, con roza y quema del terreno) y la chinampa (islote artificial de cultivo en zonas lacustres); procedimientos de preparación culinaria como la nixtamalización (descascarillado del maíz con agua de cal para aumentar su valor nutritivo); y utensilios especiales como metates y morteros de piedra. A los productos alimentarios básicos se añaden ingredientes autóctonos como tomates de variedades diversas, calabazas, aguacates, cacao y vainilla. El arte culinario mexicano es muy elaborado y está cargado de símbolos: las tortillas y los tamales consumidos diariamente forman también parte de las ofrendas realizadas el Día de Muertos. En el Estado de Michoacán y en todo México se pueden encontrar agrupaciones de cocineras y de otras personas practicantes de las tradiciones culinarias que se dedican a la mejora de los cultivos y de la cocina tradicional. Sus conocimientos y técnicas son una expresión de la identidad comunitaria y permiten fortalecer los vínculos sociales y consolidar el sentimiento de identidad a nivel nacional, regional y local. Los esfuerzos realizados en Michoacán para preservar la cocina tradicional destacan también la importancia que ésta tiene como medio de desarrollo sostenible.

Ver video (inglés)

Estos elementos se suman a los tres patrimonios inmateriales mexicanos inscritos en los dos últimos años:

3 respuestas a esta entrada
  1. Les comparto mi poema, inspirado en la bellísima . . .

    PIREKUA

    “Patrimonio Cultural Inmaterial
    de la Humanidad, por la UNESCO celestial.”

    ¡Que linda eres Pirekua!, dulce y triste,
    canto del ave que trina y come alpiste,
    suave, alegre, melancólica tonada,
    música que das todo, a cambio de nada.

    Se escucha el eco grato de tu melodía,
    suenas a fresco viento del purépecha día,
    la noche se muestra cual negra celosa,
    más siempre baila al compás de tu alma airosa.

    Guarecita encantadora, que tienes alegre oído,
    mueve tu cuerpo con gracia, eso es lo que te pido,
    vestidita cual princesa, cantadita es tu belleza,
    oye las notas bonitas, ¡Pirekua virgen, mi alteza!

    Tus versos hablan de historia
    purépecha, de su gloria,
    de Michoacán, de su gente,
    de geografía transparente.

    Son cuatro lindas regiones,
    que dan fe de tus canciones,
    son pueblos buenos, decentes,
    que entonan coplas fervientes.

    Toquen Cañada, Meseta,
    con tonalidad coqueta,
    Ciénega, cantar de un mago,
    con el sonido del Lago.

    ¡Denme sones del Costumbre,
    que la voz llegue a la cumbre,
    sonecitos de la Tierra,
    que el más puro amor encierra!

    Suplico, en ritmo, Pirekua,
    salvaguardes la pindekua,
    que es tradición, que es costumbre,
    musical senda te alumbre.

    Mi abajeño, son valseado,
    cada estilo el más deseado,
    canciones de puro amor,
    de tristeza y desamor.

    Guitarra sexta, violín,
    tonos que no tienen fin,
    contrabajo, la vihuela,
    a ti mi cariño vuela.

    El arpa nunca descansa,
    invitándote a la danza,
    pireris con voz de miel,
    sinfonía de cascabel.

    Pirekua es igual a canto,
    enamoramiento y llanto,
    es triste, alegre armonía,
    que te hace feliz el día.

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
    Para Antonio Reyes Justo y Alonso Antunes Campos,
    Janitzio, Michoacán, México, a 16 de noviembre del 2011.
    Reg. INDAUTOR No. 03-2012-030612580800-14

Deja un comentario