Avión solar despega desde el aeropuerto de Payerne

El pequeño aeropuerto de Payerne, a tan sólo 18 kilómetros de Yverdon y 20 kilómetros de Moudon, fue el escenario del primer despegue del avión Solar Impulse, desarrollado para mantenerse en vuelo utilizando como fuente de energía el Sol, con la ayuda de 1200 células fotovoltaicas que cubren la totalidad de las alas del artefacto.

El avión, el cuál se inscribe en un proyecto que pretende dar la vuelta al mundo y ha sido diseñado por Solar Impulse tiene un peso (bastante ligero) de 1.600 kilos y se trata de un Boeing 747 que cuando despega pesa más de 400.000 kilos y una envergadura de 60 metros. Está fabricado en fibra de carbono y tiene una batería de polímeros de litio de aproximadamente 400 kilos que le permiten acumular la energía adecuada durante el día para continuar su vuelo durante las horas de la noche.

Este primer vuelo de 87 minutos y el cuál alcanzó una altitud de 1.200 metros, se trató de una maniobra de verificación que permitió a los ingenieros especializados comprobar si los cálculos matemáticos y simulaciones previas son correctas.

Markus Scherdelfue el encargado de pilotear el avión, producto de siete años de investigación, pruebas y perseverancia. Además del piloto, el equipo de Solar Impulse está integrado por unas 70 personas y cerca de 80 patrocinadores que trabajan de manera conjunta para conseguir dar la vuelta al mundo en avión, movidos únicamente con energías renovables.

Deja un comentario