Alimentación: secreto de bienestar

Vida equilibrada y alimentación saludable, secreto de bienestar.

Algunas personas creen que la salud les pertenecerá por siempre, como un “don” y que conservar un buen estado físico no requiere ningún esfuerzo ni limitación.

Los acontecimientos económicos y sociales que vivimos en la actualidad, afectan a gran parte de la población mexicana, y seguramente de muchos otros países. Los problemas a los que se enfrentan las familias e individuos, pueden causar estados de angustia comprensible, haciendo que las personas reaccionen muchas veces en forma histérica y nerviosa, en ocasiones, neurótica, sin tiempo para convivir con la familia, sin oportunidad de tomar el sol, porque hay que trabajar todo el día o porque hay que buscar trabajo, muchas veces, sin encontrarlo.

Estas situaciones nos hace alejarnos de la preocupación de darle salud a nuestro organismo y si lo hacemos de vez en cuando, también los resultados los veremos de vez en cuando.

El mayor porcentaje de este tipo de personas pasan el día fuera de casa, con acceso a alimentos procesados y consumiendo dicho producto sin analizar su contenido, y sin pensar que están gastando su dinero en destruir su salud.

Generalmente, esto sucede en la gente que vive en la ciudad, que consume refrescos gaseosos en lugar de aguas de fruta,  que aplacan el hambre con alimentos “chatarra” y que, al llegar a casa, come con desesperación todo lo que tiene a la mano.

El estómago es un laboratorio de la salud o la enfermedad. Si nuestra sangre está pura y purificada, mantendrá nuestro sistema nervioso sano. El estómago lleva el alimento al intestino que a través de sus vellosidades internas nutrirá a la sangre circulante, por lo que si cuidamos los alimentos que ingerimos diariamente, podremos disfrutar de unos nervios saludables.

Mediante una alimentación balanceada se cura la causa de la enfermedad, teniendo favorables efectos, comprobados en tantas y tantas personas afectadas por estreñimientos, dolor de cabeza, caída de pelo, gastritis, colitis, úlceras, palpitaciones, fatiga y múltiples casos de obesidad.

Es importante que cada mañana, al despertar, pensemos positivamente, ya que la mente es un factor determinante para cambiar nuestra alimentación si nos proponemos tener salud.

En muchos países industrializados, cuatro de cada diez personas mueren por comer demasiado, no saben cuánto deben comer e ignoran también qué deben comer, echan a su estómago todo lo que tienen a la mano, sin orden ni concierto y terminan provocando primero un sobrepeso, luego obesidad y muchas veces un sinnúmero de complicaciones orgánicas y hasta la muerte.

Esto es comprensible, cuando las personas obesas no saben comer porque nadie les ha enseñado a hacerlo, y también por el consumismo desenfrenado que los lleva a engullir todo tipo de “alimentos” inútiles y nocivos, que resultan verdaderos venenos para el organismo y sumamente perjudiciales para el estómago.

Según las estadísticas mundiales compliladas en 2004, Estados Unidos de Norteamérica era  el país con mayor número de decesos causados por obesidad, seguido por México, Brasil, Alemania, España,  Canadá y Australia.

Es imprescindible conocer la alimentacióon correcta para gozar de buena salud, de un estómago sano y peso adecuado, sabiendo esto, se pueden evitar enfermedades, logrando rebajar de peso para obtener salud, belleza y vida.

Una persona enferma, no se encuentra en aptitudes físicas ni mentales de disfrutar plenamente de las cosas buenas que pudiera brindarle la existencia. Lo esencial de la vida es la salud, que consiste en un estado físico y mental óptimos, cuando la persona vive libre de dolencias, se encuentra plenamente capaz de trabajar y dispuesta a afrontar todos los retos que se le planteen.

Algunas personas creen que la salud les pertenecerá por siempre como un “don” y que conservar un estado físico adecuado no requiere de ningún esfuerzo ni limitación, lo que puede ser cierto durante la juventud, sin embargo, si llegan a cometer excesos en esa etapa de la existencia, es posible que al llegar a la etapa madura tengan lamentables consecuencias por una vida desordenada, acompañada de una alimentación anárquica o fuera de control, excesiva, fecunda, picante y salada.

Si se forza al organismo, se le somete a desvelos, se ingiere bebidas intoxicantes, calmantes químicos, sedantes, tóxicos y se fuma demasiado sin practicar una alimentación adecuada, resulta lógico que se recientan enfermedades de todo tipo y se envejezca prematuramente.

Las frases que dicen: “dime qué comes y te diré de qué padeces” o “eres lo que comes”, parecen sentencias antiguas pero aplicables todavía en la actualidad.

Una alimentación inadecuada, desbalanceada, con productos industrializados y excesos de grasas, dará como resultado invariablemente un aumento de tejido adiposo acompañado de flacidez y debilidad muscular y en ocasiones, enfermedades circulatorias y obesidad.

Por el contrario, una alimentación adecuada y nutritiva, balanceada y sana, proporcionará los elementos indispensables para evitar enfermar y conservar la salud, mostrar una apariencia sana y retrasar el envejecimiento.

Es interesante comprobar cómo la naturaleza cuida del hombre, brindándole alimentos para el buen estado físico, que den salud y juventud al organismo y que eviten casi todas las enfermedades y dolencias habidas y por haber.

Para disfrutar una vida mejor, lucir un atractivo físico que refleje la belleza en plenitud y conservar una salud inmejorable, sólo es necesario recurrir a una alimentación natural con alimentos frescos y crudos.

El ejercicio físico es también necesario para mantener los tejidos del cuerpo firmes, elásticos y juveniles más tiempo y ayuda a eliminar toxinas y desahogar emociones negativas, activar la circulación de la sangre y mantener el cuerpo en condiciones óptimas de salud.

El balance de la buena, adecuada y equilibrada dieta, los ejercicios físicos y el estado positivo emocional-mental, son requisitos indispensables para que el cuerpo disfrute de una vida larga, sana, calmada y que mantenga una apariencia atractiva y juvenil, libre de dolencias durante su estancia en la tierra.

……………………………………

Fotos: www.photorack.net

2 respuestas a esta entrada
  1. Qué buen artículo, Mtra. Aida. Felicidades. Qué orgullo tener una buena maestra en la “uni” de su calidad. Saluditos, que dios la bendiga.

  2. Es un un artículo muy bueno y completo, ya que abarca todo lo referente a cómo tener una buena alimentación, lo indispensable de hacer actividad física, los beneficios de ésta, así como también cómo estas dos cosas (alimentación y actividad física) repercuten en el estado de ánimo del ser humano cuando se realiza. Felicidades por el artículo es muy bueno.

Deja un comentario